Notas de prensa

Altadis afirma que el Informe de la OLAF demuestra que el contrabando daña a todos, instituciones y ciudadanos

10 Noviembre 2011

 

  • La Oficina Europea antifraude ha publicado su Informe anual cifrando en 10 billones de euros el coste del contrabando de tabaco.
  • Altadis ha lanzado en Andalucía una campaña para advertir a los consumidores de los peligros que implica.

La Oficina Europea de Lucha contra el Fraude (más conocida como OLAF) acaba de publicar en octubre el Informe final sobre sus actividades en 2010. El Informe trata diversos aspectos del fraude en la Unión Europea. En el apartado destinado al tráfico ilícito de tabaco destacan dos datos principalmente. Primero, el tráfico ilícito de tabaco ha costado a los contribuyentes europeos en torno a los 10 billones de euros. Segundo, sus efectos son imposibles de revertir porque solo se recupera un 0,6 por ciento de los impuestos no pagados.

Tras la publicación de este Informe, Altadis quiere insistir en los peligros que supone el contrabando de tabaco y en la necesidad de concienciar sobre los mismos. Se trata de una enorme lacra que agrava los problemas de déficit público, pero que también afecta negativamente, de manera directa, en otros ámbitos sociales. Por ello, desde Altadis siempre se han tomado numerosas iniciativas en la lucha frente al tabaco ilegal. La última ha sido una campaña lanzada en septiembre, en colaboración con los estanqueros andaluces, para concienciar a los consumidores.

En el Informe de OLAF se confirma que los principales beneficiarios son mafias internacionales dedicadas al contrabando de tabaco, pero también de drogas y a la explotación sexual de mujeres. OLAF pone de relieve el esfuerzo que ha realizado España, citando como ejemplo la operación Balman. Esta operación fue desarrollada por Aduanas el año 2010 y gracias a ella se incautaron más de 40 millones de cigarrillos. La Guardia Civil y la Policía también están actuando de manera decidida para evitar que continúe esta actividad. Sin embargo, estos esfuerzos no han podido evitar el alarmante aumento en el volumen del tabaco ilegal que se ha producido en España en 2011, provocado principalmente por la subida de impuestos que se llevó a cabo en diciembre de 2010. En algunas provincias, uno de cada tres cigarrillos consumidos procede del contrabando.

En este sentido, Jaime Gil-Robles, Director de Asuntos Corporativos y Legales de Altadis, ha declarado: "Nuestra Compañía ha advertido siempre de la negativas consecuencias que tiene una política fiscal errónea sobre el tabaco y quiere alertar en el sentido de lo que el problema del contrabando puede suponer sobre el puesto de trabajo de más de 100.000 personas en España (cultivadores, fabricantes, distribuidores, estanquero...) cuyos empleos dependen, en buena medida, de la erradicación del tráfico ilícito del tabaco".

"Además -ha añadido Gil-Robles- este tráfico ilícito constituye un problema que debería poner en alerta a los responsables de la Sanidad. Los productos de Altadis pasan controles muy estrictos de calidad, cumplen una regulación que determina al detalle la composición de los cigarrillos pero, por el contrario, el tabaco de contrabando no está sujeto a ningún tipo de regulación". Según estudios recientes, más del 72 % de estos cigarrillos ilegales superan los límites de contenidos establecidos por el Ministerio de Sanidad.


Volver al índice de noticias