Notas de prensa

10 de cada 100 cigarrillos fumados en España tienen procedencia ilegal

17 Septiembre 2015

La encuesta de Cajetillas Vacías de IPSOS, que estima la proporción de tabaco ilegal sobre el total de tabaco consumido mediante la recogida de paquetes en las calles, arrojó datos de contrabando desagregados por comunidades autónomas en su última edición. Según este estudio de referencia, las comunidades más afectadas en el primer semestre de 2015 por el contrabando fueron Andalucía (34,6%) y Extremadura (31,9%). Castilla La Mancha se sitúa como la tercera comunidad por volumen de tabaco ilegal consumido: si en 2014 solo representó un 5,5% de esa actividad, en la primera mitad de 2015 experimentó un notable ascenso hasta el 12,2%. La región de Murcia, con un 8,8%, Cantabria con el 7,5%, y Cataluña –frontera con otro de los puntos de entrada del tabaco ilegal: Andorra– con el 6,2%, son otras de las comunidades en las que el contrabando causa mayores estragos.

Los datos de este estudio se han conocido hoy en el marco del I Congreso frente al Contrabando de Tabaco, inaugurado por el Alcalde de Sevilla, Juan Espadas, y organizado por Altadis en el marco de la campaña ‘NO Contrabando’. En su intervención de apertura, el alcalde ha señalado que “el objetivo que hoy se marca este Congreso es de todos: tenemos que compartirlo e implicarnos de forma estrecha porque, sin duda, merece la pena”.

Espadas ha manifestado asimismo que el contrabando “perjudica seriamente a la economía del país y de manera especialmente grave a comercios y a la propia salud pública. Por eso, ha de ser objeto de acciones contundentes, pero también de la máxima coordinación e intercambio de experiencias” entre quienes luchan contra el mismo. En ese esfuerzo, el alcalde ha afirmado que “Sevilla quiere ser parte de la solución de este gran problema”.

Con carácter previo a la apertura a cargo de Espadas, Juan Arrizabalaga, Presidente de Altadis, ha dado la bienvenida a los asistentes con una intervención en la que ha insistido en la importancia de “mantener viva la persistente labor de concienciación y búsqueda de complicidades y sinergias entre administraciones, cuerpos de seguridad del Estado y entidades de la sociedad civil y del sector” para combatir la lacra del contrabando.

Espadas y Arrizabalaga han coincidido en que el comercio ilícito de tabaco tiene consecuencias que trascienden el grave perjuicio económico. Y es que el contrabando implica un grave daño colateral: la enorme pérdida en la recaudación de impuestos. En este sentido, cabe apuntar que el 11% de las ventas de tabaco en España provienen de la vía ilegal, lo cual detrae 1.000 millones de euros de lasarcaspúblicas


Volver al índice de noticias